SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 número1Composición química y actividad antibacteriana del aceite esencial del Origanum vulgare (orégano)La enseñanza de la ética y la conducta humana índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista Medica Herediana

versión impresa ISSN 1018-130Xversión On-line ISSN 1729-214X

Rev Med Hered v.12 n.1 Lima ene./mar. 2001

 

 

Alberto Hurtado: reseña Biográfica

 

Guerra-García Cueva, Roger

 

BIOGRAFÍA MÉDICA

La labor científica del profesor Alberto Hurtado empieza en 1925, siendo residente en el Hospital Boston City donde trabaja al lado de Francis Peabody, demostrando sincera devoción por la investigación clínica que determina el aprecio de sus colegas y maestros, quienes le invitan a quedarse con ellos en la famosa Universidad de Harvard. Concluida su formación médica retorna al Perú e inicia la investigación de los problemas locales; su tesis doctoral en la Universidad de San Marcos trata sobre el metabolismo basal del indígena peruano, trabajo que lo extiende después estudiando el efecto del ambiente hipóxico sobre el mismo.

Incorporado a la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos en 1928, Hurtado organiza la primera expedición médica peruana a la altura, la cual fuera idea del profesor Monge; los resultados de esta expedición le deciden a dedicarse íntegramente a la investigación. Sus trabajos de entonces están dedicados al estudio de la antropometría y hematología del nativo de las grandes alturas, cuyo grupo control lo conforman estudiantes de medicina y los propios investigadores. Estas observaciones son publicadas en revistas médicas locales y en acreditadas revistas internacionales que acogen la contribución científica que procedía de un alejado país. Para apreciarlas debidamente es necesario remontarse a tal época y considerar las dificultades que se presentaban: escasez de equipo, laboratorios y fondos, comunicaciones muy difíciles y, sobre todo, desconocimiento de la importancia de la investigación biomédica; fue este el panorama que enfrentó el joven graduado de Harvard, que de haber escogido el camino del ejercicio profesional hubiera asegurado prestigio y fortuna.

En la década del 30 junto con C. Monge fundan el Instituto de Biología Andina en la Universidad de San Marcos, y Hurtado es nombrado director de investigaciones del mismo; continúa allí su labor de investigación de los problemas de la hipoxia y neumoconiosis, así como de otras entidades como la verruga peruana; son sus primeros colaboradores C. Merino, J. Preto y J. Pons. En esta época describe por primera vez en el mundo el edema agudo pulmonar durante la exposición a la altura, entidad "descubierta" posteriormente por autores norteamericanos e hindúes.

Al Instituto de Biología Andina acuden estudiantes de medicina y graduados los cuales van aprendiendo de Hurtado las técnicas de investigación por él adquiridas en su estadía de algunos años en la universidad de Rochester, New York, como becario de la Fundación Rockefeller. Así empieza en él Perú a formarse un núcleo de investigadores médicos conformado por H. Aste Salazar, A. Rotta, E. Encinas y otros, grupo que se mantuvo y ha ido creciendo para beneficio del país; a las áreas inicialmente cultivadas de respiración y hematología se suman cardiología, bioquímica, nefrología y endocrinología entre las principales. Otra de las virtudes de Hurtado es ayudar generosamente a todo joven atraído por la investigación; sus discípulos suman algunas decenas y hoy ocupan posiciones directivas en la docencia e investigación del país.

Su contribución de esta época al conocimiento de la fisiología y patología del hombre en las grandes alturas es amplia; de ella remarcamos la demostración de la menor afinidad de la hemoglobina por el oxígeno en ambiente hipóxico, realizada con Aste-Salazar en 1944; poco después señala que la hipoventilación del paciente con mal de montaña crónico se debe a una menor sensibilidad del centro respiratorio al CO2; ambos hallazgos, criticados inicialmente, han sido aceptados en los últimos años, cuando otros investigadores los verificaron.

De su paso por el Ministerio de Salud queda el Instituto de Salud Ocupacional dedicado a velar por el bienestar del trabajador peruano, en particular del minero, a quien Hurtado dio atención durante varios años como médico en Morococha y La Oroya, y cuyo esfuerzo diario se realiza en lugares elevados e inhóspitos.

Su prestigio como investigador y docente lo llevan en 1956 al Decanato de la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos, y en este difícil cargo se desempeña con acierto, innovando la docencia con la incorporación de profesores a dedicación exclusiva, sobre todo en las ciencias básicas, y actualizando el currículum de estudios, el cual se reduce a 8 años. Esta nueva obligación no lo hace descuidar la investigación de los problemas de la vida en las grandes alturas, la cual es proseguida por sus discípulos y colaboradores entre los cuales debemos mencionar a César y Baltazar Reynafarje, Tulio Velásquez, Emilio Picón, Rodolfo Lozano y Carlos Monge, hijo.

En 1961 en la Facultad de Medicina de la Universidad de San Marcos culmina una crisis determinada por la presión estudiantil politizada, y la actitud profesoral casi unánime de hacer que se respete el principio de autoridad; Hurtado y Delgado son líderes del movimiento que deviene en la renuncia masiva del profesorado para fundar una nueva escuela médica con ambiente adecuado para la docencia, el servicio y la investigación. Nace así la Universidad Peruana Cayetano Heredia, que desde su inicio recibe el apoyo de la comunidad, el gobierno y las agencias filantrópicas; como su primer Decano hasta 1967 y luego Rector hasta 1970 Alberto Hurtado consolidó la nueva institución y reanudó las tareas de investigación en el Instituto de Investigaciones de la Altura que inició con la Universidad; en esta cuarta década de su actividad científica colaboran con él: J. Arias-Stella, D. Peñaloza, F. Moncloa, L. Sobrevilla, J. Cruz, E. Pretell y muchos otros; dirigía el Instituto el Dr. H. Aste-Salazar.

En los diez años transcurridos el Instituto ha realizado valiosa investigación que se plasma en más de 300 publicaciones en revistas médico-científicas. Su prestigio personal de equipo ha determinado que desde 1971, junto con el Instituto de Biología Andina, sea reconocido como Centro Multinacional para la Enseñanza Avanzada de Fisiología y Patología de la Altura, lo cual permite que en sus laboratorios se adiestren becarios del Perú y países vecinos en los diferentes campos del conocimiento, y prosiga la investigación biomédica iniciada con base científica hace 40 años por Alberto Hurtado.

Este es una síntesis de la obra del profesor Hurtado, una vida dedicada a la investigación y docencia médicas, cuyos resultados son de beneficio parea el país, la región andina y también para el conocimiento universal del hombre.

El Dr. Hurtado falleció en Lima el 1º de Noviembre de 1983; desde entonces la Facultad de Medicina de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, lleva su nombre.

Presentada a la Organización de Estados Americanos (OEA) para proponerle al Premio "Bernardo Houssay" en 1972, que le fue otorgado por unanimidad.

Hijo del señor doctor Agustín Hurtado y doña Juana Abadía. Nació en Lima el 29 de agosto de 1901.

Cursó estudios de instrucción primaria y secundaria en el Colegio de la Recoleta, donde destacó por su aprovechamiento, obteniendo numerosos premios.

Estudios de Ciencias Naturales, Facultad de Ciencias, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1920. Grado de Bachiller en Ciencias Naturales.

Estudios de Medicina, Universidad de Harvard, Boston, Estados Unidos, 1920 - 1924.

Doctor en Medicina, Universidad de Harvard, Boston, Estados Unidos, 1924.

Médico Asistente y Médico Residente, Boston City Hospital, Estados UNIDOS, 1924 - 1925.

Médico Cirujano, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Lima, 1926.

Médico Asistente Libre. Hospital Arzobispo Loayza, Pabellón 2. Servicio del doctor Carlos Monge, 1926 - 1929.

Doctor en Medicina. Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1928.

Capitán de Sanidad Militar, Lima, 1928 - 1930.

Catedrático de Patología General. Facultad de Medicina. Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1928 - 1929.

Médico Jefe del Hospital de Morococha (Cerro de Pasco Copper Corporation). Morococha, Junín, 1930 - 1931.

 

Honores y Distinciones

Fellow’s de la Fundación Rockefeller 1931-1934.

Durante tres años estuvo a cargo del Laboratorio de Respiración y Circulación, Instructor en Medicina y Médico Asistente del Strong Memorial HospitalUniversidad de Rochester, Estados Unidos.

Médico Jefe, Servicio de Medicina, Hospital Loayza, Lima 1940 - 1960.

Catedrático de Patología General, Jefe del Laboratorio de Investigación de Fisiopatología. Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1934 - 1956.

Académico de Número, Academia Nacional de Medicina, Lima, 1937.

Ministro de Salud Pública, 1947 - 1948.

Decano Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos, 1956-61.

Miembro de Número de la Sociedad Química del Perú, 1950.

Premio Nacional de Cultura, Area de Ciencias Médicas, 1957.

Fundador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, 1961.

Primer Decano de la Facultad de Medicina, Universidad Peruana Cayetano Heredia, 1961 - 1967.

Rector de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, 1967 - 1970.

Profesor Emérito de la Universidad Peruana Cayetano Heredia, 1971.

Premio "Bernardo Houssay", conferido por la Organización de Estados Americanos (O.E.A.), por unanimidad. Washington, Estados Unidos, 1972.

Condecoración con el Grado de Amauta. Ministerio de Educación, Lima, Perú, 1981