SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.12 número2Evaluación de un programa de capacitación en educación sexual y SIDA a docentes del cono norte de Lima - Perú, 1996 - 1997 índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Revista

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Compartir


Revista Medica Herediana

versión impresa ISSN 1018-130Xversión On-line ISSN 1729-214X

Rev Med Hered v.12 n.2 Lima abr./jun. 2001

 

Spiritus Ubi Vult Spirat (Jn 3,8): el Espíritu donde quiere se infunde

 

Porturas Plaza, Fernando*

*Profesor Fundador de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

 

En el libro de Actas del Consejo Universitario (vol. 3 págs. 15,16), y en el registro correspondiente a la sesión del 22 de noviembre de 1962, se encuentra la siguiente anotación:

Escudo de la Universidad

"El señor Rector dió cuenta que se había confeccionado con el concurso de diversos profesores, el Escudo Oficial de la Universidad, que tiene como símbolos la Antorcha que representa la Sabiduría; y la Serpiente que representa la Medicina y la Higiene, circundadas por la siguiente leyenda: "Spiritus Ubi Vult Spirat", cuya traducción es: "El Espíritu donde quiere se infunde".

Honorio Delgado   Rector

Eduardo Perez Aranibar   Secretario General

 

Las palabras en latín inscritas en el escudo de nuestra Universidad, corresponden a la parte inicial del versículo 8, Cáp. 3 del evangelio de Juan (Jn), que, traducidas en sentido literal significan: El viento donde quiere sopla o El Espíritu donde quiere sopla; ésta última versión es de uso general en la Universidad.

El presente trabajo trata de encontrar una respuesta a la pregunta que todos nos hacemos: "¿Por qué el profesor Honorio Delgado (1892-1969), uno de nuestros mas preclaros humanistas del siglo pasado escribió ‘se infunde’, en lugar de ‘sopla’ que es el significado de la palabra latina spirat (3era. persona en singular, presente del verbo spiro, spirare?.

Para dar respuesta a la pregunta formulada es conveniente empezar con la lectura y comprensión de los versículos (vv) 1 - 10 del mismo Cáp. 3, donde Juan refiere la conversación de Jesús con Nicodemo, hombre muy culto que pertenecía a la clase sobresaliente de Israel, conocedor de las escrituras, doctor de la Ley de Moisés y miembro del Consejo Supremo de los judíos (Sanedrin), diálogo que a continuación se transcribe:

1 Había entre los fariseos un hombre llamado Nicodemo, principal entre los judíos. 2 que vino de noche a Jesús y le dijo: "Rabbí, sabemos que has venido como maestro de parte de Dios, pues nadie puede hacer esos signos (milagros) que tu haces, si Dios no está con él". 3 Respondió Jesús y le dijo: "En verdad te digo: el que no nazca de arriba (anóthen), no puede entrar al reino de Dios". 4 Dícele Nicodemo: "¿Cómo uno puede nacer, siendo ya viejo?. ¿Acaso puede entrar de nuevo en el seno de su madre?".

El adverbio griego anóthen significa ‘de arriba’, ‘de lo alto’ o también ‘de nuevo’. Jesús se refiere ‘de arriba’ y Nicodemo entiende ‘de nuevo’.

Juan considera que la expresión ‘entrar en el reino de Dios’ es equivalente a ‘ver el reino de Dios’, ‘entrar en la vida eterna’ o entrar en el reino de los cielos’.

5 Respondió Jesús: "El que no nazca del agua y del Espíritu no puede entrar en el reino de los cielos. 6 Lo que nace de la carne , carne es; pero lo que nace del Espíritu, es espíritu. 7 No te asombres porque te he dicho: Tenéis que nacer de arriba (anóthen). 8 El viento sopla donde quiere, y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene y a dónde va; así pasa con todo el que ha nacido del Espíritu".

El hombre nacido de la carne es débil, perecedero. Para entrar ‘en la vida eterna’ tiene que renacer espiritualmente de un principio divino, eterno, del Espíritu de Dios.

Para los hombres de entonces, el viento era algo misterioso en cuanto a su procedencia, acción y destino. En hebreo la palabra ruah, como en griego pneuma significa viento, soplo del viento, pero también Espíritu, como fuerza vital divina; por eso es fácil pasar del pneuma, viento que sopla donde quiere, al pneuma, Espíritu del que hay que nacer.

9 Nicodemo respondió: "¿Cómo puede suceder eso"?. 10 Jesús respondió y dijo: "Tu eres maestro en Israel y no lo sabes"?.

Nicodemo parece ignorar lo que el profeta Ezequiel (Ez) anunció: "Esto dice el Señor: ...Os rociaré con agua pura ... Y os daré un corazón nuevo ... Infundiré mi espíritu en vosotros.." (Ez 36 22,25,26,27).

Según el Diccionario de la Real Académica Española el verbo infundir significa: Teól. Comunicar Dios al alma un don o una gracia. Así mismo, referente a gracia, el diccionario señala: Rel. Don gratuito de Dios que eleva la criatura racional en orden a la bienaventuranza eterna.

Nicodemo, doctor de la Ley aunque familiarizado con las Escrituras, no comprende en ese momento el nuevo nacimiento: ‘nacer del Espíritu de Dios’.

El nacer del Espíritu, expresado en la parte final del versículo 8, es lo que llevaría a Honorio Delgado a emplear el verbo infundir, en lugar del verbo soplar en la traducción de SPIRITUS UBI VULT SPIRAT, dando así una interpretación singular de la metáfora planteada en este versículo.

La expresión bíblica SPIRITUS UBI VULT SPIRAT (El Espíritu donde quiere se infunde) que circunda la antorcha y la serpiente del escudo de nuestra Universidad, nos recuerda a todos y cada uno de nosotros la necesidad de tener que nacer ‘de nuevo’, ‘de arriba’ , ‘de lo alto’ (anóthen), esto es, del Espíritu de Dios para ‘entrar en la vida eterna’ (ver a Dios). En los vv 11-31 del Cáp. 3, de Jn., Jesús revela la manera con que tiene que realizarse este nuevo nacimiento (renacimiento espiritual) de los hombres.