SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.26 número1Hidatidosis muscular primaria: reporte de un casoConsideraciones sobre la educación ambiental y las escuelas saludables índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark


Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica

versión impresa ISSN 1726-4634

Rev. perú. med. exp. salud publica v.26 n.1 Lima ene./mar. 2009

 

 

Alberto Cuba Caparó (1915 – 2008)

 

Juan Takano Morón 1

 


 

 

El 28 de septiembre de 2008 recibimos la dolorosa noticia del fallecimiento del Dr. Alberto Cuba Caparó, acaecido el la ciudad de Santa Cruz de la hermana República de Bolivia, a donde, semanas antes, decidió viajar para disfrutar de la compañía de sus hijos, quienes radican en esa ciudad. Antes de partir se reunió con los que tuvimos la suerte de ser sus discípulos y amigos para despedirse, como si presagiara que ese viaje sería sin retorno y que nos veríamos privados del privilegio de su amena e ilustrada conversación en reuniones que frecuentábamos tener, en las que evocábamos el espíritu del docente e investigador universitario de los años pasados, un verdadero apostolado del que fue uno de los paradigmas que, ahora que se imponen intereses de otra naturaleza, es poco a nada reconocido, para infortunio de las generaciones presentes y futuras.  

El Dr. Alberto Cuba Caparó nació el 03 de febrero de 1915 en la ciudad del Cusco, en el seno de una familia ejemplar por su trayectoria moral, espiritual e intelectual, respetuosa de la tradición cristiana. Luego de terminar sus estudios secundarios en el colegio Guadalupe, por entonces el colegio de más prestigio de Lima, ingresa a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos donde cursa sus estudios de medicina; luego de graduarse como médico cirujano, decide especializarse en Patología, por lo que se incorporó a la Cátedra del Profesor Pedro Weiss Harvey, donde llegó a ocupar la posición de Catedrático del curso de Anatomía Patológica, fue ahí donde compartió experiencias e inquietudes con compañeros de cátedra como Oscar Urteaga Ballón, Gerardo Boisset, Hebert O`Hara, Polinestor Aguilar, Jorge Chiriboga, Luis Gonzáles Mugaburu, Uriel García y Javier Arias-Stella.

El año 1946, se crea la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos teniendo como base la Escuela de Ciencias Veterinarias del Ejército Peruano. Distinguidos maestros universitarios de las facultades de medicina y de ciencias de la universidad, son incorporados como docentes de las cátedras de preclínicas de esa nueva facultad. Alberto Cuba Caparó es nombrado Catedrático de histología y de anatomía patológica.

La Facultad de Medicina Veterinaria, por su organización y exitoso desarrollo en las actividades docentes y de investigación, cobra especial importancia en el mundo Profesor principal, Facultad de Medicina, Universidad Nacional Mayor de San Marcos. Lima, Perú. Correo electrónico: Recibido: 03-10-08 Aprobado: 15-10-08 científico atrayendo alumnos del extranjero entre los que se incluyen norteamericanos, Cuba Caparó consolida su grupo de trabajo para la docencia y la investigación con ex alumnos de la Facultad, entre los que figuran Elmo de la Vega Díaz, Marcos Copaira Beltrán, Luis Tabacchi Navarrete y José Hernández.  

La Escuela de Patólogos Veterinarios, bajo el liderazgo de Alberto Cuba Caparó, logró aportes importantes al conocimiento de las enfermedades de los auquénidos peruanos así como de bovinos y ovinos. Sus investigaciones sobre el Mal de Montaña de los ovinos fue su tesis doctoral, mientras que su contribución al estudio de la poliadenomatosis pulmonar de ovinos, lo relacionó con investigadores brasileños y norteamericanos, por lo que viaja al Brasil para ampliar sus conocimientos biomédicos en la Cátedra del Profesor Luis C. Junqueira de la Universidad de Sao Paulo y, posteriormente, asiste como investigador invitado, a la Universidad de Yale del Estado de Connecticut, así también al Instituto Sloan Kettering de New York, donde, al lado de Durand Raynals y Alice E. Moore respectivamente, logra avances importantes en el conocimiento de la relación virus-cáncer.  

El año 1960 se produce el colapso de la Facultad de Medicina de San Fernando de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos con la renuncia masiva de los docentes al no estar de acuerdo con la política de la Universidad sobre el cogobierno estudiantil, que sí había sido aceptado en otras facultades de la Universidad. Alberto Cuba Caparó, en su condición de profesor universitario sanmarquino, seguía ejerciendo el cargo de Profesor de la Cátedra de Anatomía Patológica de la Facultad de Medicina de San Fernando, paralelamente a su posición docente, en la Facultad de Medicina Veterinaria, donde sí existía cogobierno estudiantil. Siendo así, fue uno de los pocos profesores que no renunció a San Fernando, recayendo en su persona, como en la del Dr. Alberto Guzmán Barrón y del Dr. Néstor Colichón Arbulú, la responsabilidad de rehacer los cuadros docentes y continuar con las actividades académico-asistenciales de San Fernando. Paralelamente, el Dr. Cuba Caparó ejerció la Jefatura del Departamento Académico de Patología y la Dirección del Instituto de Patología, donde logró conseguir con el suscrito, importantes donativos de fuentes norteamericanas para la construcción e implementación del primer Laboratorio de Microscópica Electrónica de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Con la reforma universitaria del año 1969, Alberto Cuba Caparó llega a ocupar el Vicerrectorado Administrativo de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y, el año 1970, cesa en el cargo para integrarse a la Organización Panamericana de la Salud como investigador del Centro Internacional de Zoonosis, con sede en la ciudad de Buenos Aires, Argentina, donde permanece hasta el año 1979. Durante los años transcurridos en Buenos Aires, el Dr. Cuba Caparó realiza importantes trabajos de investigación en el área de enfermedades infecciosas. Destaca, particularmente, sus aportes al conocimiento de la lepra (mal de Hansen) con investigaciones en humanos y experimentalmente en animales.  

Regresa al Perú y es nombrado Patólogo del Instituto Nacional de Salud, donde continúa con sus investigaciones sobre lepra experimental, así como con otras enfermedades trasmisibles, a la par que, como Profesor Emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, se reincorpora el Instituto de Patología para colaborar en el desarrollo de algunos proyectos de investigación.

La otra faceta de la proficua labor de Alberto Cuba Caparó está relacionada con el ejercicio de la Patología en el Hospital A. Loayza y en el Hospital Dos de Mayo, en este último, durante la ausencia del Dr. Oscar Urteaga Ballón, quien se encontraba en entrenamiento en los Estados Unidos de Norte América. El año 1952 fue nombrado Jefe del Servicio de Anatomía Patológica de los Hospitales Daniel A. Carrión, Maternidad de Bellavista y San Juan de Dios del Callao donde tuve el privilegio de acompañarlo como ayudante del servicio, en mi condición de estudiante de medicina.  

Su producción científica se traduce en publicaciones sobre su experiencia en el Hospital Loayza, como la evaluación estadística de necropsias practicadas en el período 1940-1944, motivo de su tesis de bachillerato. Estudios realizados en el área veterinaria como el Mal de Montaña crónico de los ovinos, motivo de su tesis doctoral, estudios sobre poliadenomatosis pulmonar del ovino -enfermedad transmisible con características morfológicas similares a una forma de cáncer pulmonar humano- enfermedades infecciosas de los auquénidos, lepra, así como otras enfermedades relacionadas con la zoonosis.  

Alberto Cuba Caparó fue Académico Honorario de la Academia Peruana de Ciencias Veterinarias y Académico Honorario de la Academia Nacional de Medicina. Fue miembro fundador y Presidente de la Asociación Peruana de Patólogos.

Alberto Cuba Caparó vivirá por siempre en el recuerdo de su Alma Mater, con el agradecimiento por su apostolado a la docencia y a la investigación científica.

 

Recibido: 03-10-08
Aprobado: 15-10-08