SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número1Diferencias en la detección de anemia en la altura según la Organización Mundial de la salud - Réplica de autoresAplicación de pruebas rápidas para el diagnóstico de sífilis en zonas rurales índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark


Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Publica

versión impresa ISSN 1726-4634

Rev. perú. med. exp. salud publica v.29 n.1 Lima mar. 2012

 

CARTAS AL EDITOR

Pacientes hospitalizados y el grado de conocimientos sobre su enfermedad

Hospitalized patients and the knowledge about their own illness

 

Germán Málaga 1,2,a, Koey Kanashiro-Azabache3,b, Carlos Jiménez-Viñas4,c, Patricia Barrionuevo1,b

1 Conocimiento y Evidencia (CONEVID), Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.

2 Centro de Excelencia, CRONICAS, Universidad Peruana Cayetano Heredia. Lima, Perú.

3 Fundación Puigvert. Barcelona, España.

4 Hospital Universitario Son Espases. Palma de Mallorca, España.

a Médico internista, magíster en Medicina; b médico cirujano;

c médico, magíster en Medicina


Sr. Editor. El proceso de salud-enfermedad, requiere comunicación efectiva entre pacientes y médicos, solo así será posible entender las expectativas y preferencias del paciente (1) además de lograr que se transmitan y se entiendan las indicaciones para alcanzar la recuperación de la salud (2).

Se realizó un estudio cualitativo en pacientes mayores de 35 años, hospitalizados por más de cinco días y reclutados antes del alta del Servicio de Medicina del Hospital Nacional Cayetano Heredia. Enfocados en el nombre de su enfermedad, se indagó sobre el conocimiento que tenían sobre ella, sus características (en qué consiste y como afecta su presencia), el pronóstico, el motivo de hospitalización y el tratamiento recibido. Se consideró como “conocedor” a quien respondiera apropiadamente en, al menos, tres de los puntos.

La entrevista consistió en preguntas abiertas las cuales fueron grabadas, transcritas y evaluadas, de forma paralela e independiente, para ser contrastadas con la información de la historia clínica.

De manera global, en 21/29 pacientes el nivel de conocimientos fue deficiente. Mientras que 19/29 desconocían el nombre de la enfermedad (Sufro de pies hinchados con várices...; diagnóstico: sepsis, punto de partida partes blandas; insuficiencia venosa periférica).

Sobre las características de la enfermedad, 25/29 pacientes no supieron responder; en 15/29 respondieron de manera inadecuada con relación al pronóstico y 20/29 no supieron la razón de su hospitalización. En este último aspecto llama la atención respuestas como: No, no me han dicho nada. Solamente me han sacado examen de todo, no encuentran nada y dicen que me van hacer un examen de riñón (diagnóstico: insuficiencia renal crónica en estadio III, síndrome nefrótico), o No, no me han dicho nada sobre eso (diagnóstico: VIH, menigoencefalitis y lúes del sistema nervioso central).

En cuanto al tratamiento recibido, 25/29 pacientes evidenciaron su desconocimiento: Ahorita es un compuesto que la doctora me ha recetado en la farmacia que no sé su nombre (diagnóstico: psoriasis activa sobreinfectada, necrosis aséptica de cadera); Son cuatro pastillas (diagnóstico: tuberculosis cerebral e infección por VIH).

A pesar de ser una institución de salud “docenteasistencial”, con personal de salud multidisciplinar en constante interacción con pacientes en recuperación y promoción de la salud, los resultados fueron deficientes. Lo más preocupante fue que el aspecto más deficiente fue el relacionado con el tratamiento recibido. Esto podría explicar los malos resultados de estudios que evaluaron adherencia al tratamiento (40% en hipertensión arterial) (3) y en portadores de enfermedades crónicas, quienes desconocen aspectos importantes de sus enfermedades y ni siquiera reconocen a los responsables de su atención (4).

Estos resultados, no generalizables, alertan que el personal de salud no brindaría información completa, comprensible y continua a sus pacientes, como lo señala la Ley General de Salud (5), situación que sugiere una deficiente relación médico-paciente e impediría tener al paciente como centro del proceso de atención sanitaria. De modo que si no son respetados sus valores y preferencias, si no son involucrados en las decisiones relacionadas con el cuidado de su salud y con una práctica “paternalista” de la medicina, no es posible soslayar que nuestra práctica esté basada en los fundamentos de la medicina basada en la evidencia, reconocida la mejor manera de practicar la medicina (2).

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Charles C, Gafni A, Whelan T. How to improve communication between doctors and patients. BMJ. 2000;320(7244):1220-1.        [ Links ]

2. Montori V, Devereaux PJ, Straus S, Haynes B, Guyatt G. Moving from evidence to action: decision making and the patient. In: Guyatt G, Rennie D, Meade MO, Cook DJ. User’s guides to the medical literature: a manual for evidence based clinical practice. 2nd Edition. New York: Mc Graw Hill; 2008. p. 643-61.        [ Links ]

3. Carhuallanqui R, Diestra-Cabrera G, Tang-Herrera J, Málaga G. Adherencia al tratamiento farmacológico en pacientes hipertensos atendidos en un hospital general. Rev Med Hered. 2010;21(4):197-201.        [ Links ]

4. De Benedetti ME, Pastor MS, Bandrés MP. Evaluación de la autonomía del paciente en el proceso de la toma de decisiones médicas, en pacientes hospitalizados en el Servicio de Medicina Interna del Hospital Nacional Arzobispo Loayza. Rev Med Hered. 2006;17(1):21-7.        [ Links ]

5. Ley General de Salud del Perú. Ley Nº 26842 del 9 de Julio de 1997. Ministerio de Salud. (revisada el 2 de marzo de 2009).        [ Links ]

 

Correspondencia: Germán Málaga Rodríguez

Dirección: Calle Chavín 159 CC Monterrico, Lima 33, Perú.

Teléfono: (511) 3445356

Correo electrónico: german.malaga@upch.pe

 

Recibido: 22-01-12

Aprobado: 25-01-12