SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.28 número1Disturbios del estado ácido-básico en el paciente críticoConstantino Carvallo Loli índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark


Acta Médica Peruana

versión On-line ISSN 1728-5917

Acta méd. peruana v.28 n.1 Lima ene./mar. 2011

 

In memoriam

Dr. Pedro Ortiz Cabanillas

Pedro Ortiz Cabanillas MD

 

Alberto Perales Cabrera1

1. Médico Psiquiatra. Académico de Número de la Academia Nacional de Medicina, Lima , Perú.


 

 

Resulta difícil expresar el dolor que causa la partida terrenal de un íntimo amigo, y aún más, cuando se trata de uno de los pensadores peruanos más originales de las últimas décadas, el profesor sanmarquino, Dr. Pedro Ortiz Cabanillas, nacido el 31 de Julio de 1933 en la ciudad de Celendín, Cajamarca.

Su obra, vasta en el campo de la neurología -su especialidad médica- pero fundamentalmente en el campo de la ética, logrará dimensiones internacionales cuando su teoría sociobiológica informacional del desarrollo moral del Hombre, sea más conocida. Ortiz logró con ella, superar la dualidad sostenida por siglos sobre la esencia humana y expresada en diversas épocas como dilemas de Alma - Cuerpo, Materia - Espíritu, o Mente – Cerebro. Su pensamiento abrirá el camino a una nueva comprensión de ¿qué somos? apoyándose en el entendimiento de los nexos que unen al Hombre con la Sociedad y con su entorno.

La obra de Pedro Ortiz estuvo dedicada al esclarecimiento y la comprensión de lo qué es un ser humano, como individuo y como miembro de una sociedad. La partida de Pedro deja un gran vacío en los campos de las ciencias de la salud y de la educación, aunque, felizmente, también deja un inmenso grupo de discípulos que constituyeron especial estímulo para su producción científica.

En tal sentido, Pedro tenía lo que Carlos Alberto Seguín, definió como Eros Docens, una urgente y sublime obsesión por enseñar. Su pasión por transmitir a otros lo que sabía -no olvidemos su linaje docente- pues procedía de una familia en la cual los lauros educativos habían sido pilar de orgullo en virtud del ejemplo del abuelo paterno, don Pedro Ortiz Montoya. Éste, había sido figura intelectual de la región cajamarquina y ejemplo moral de la localidad, al haber fundado la primera escuela de la provincia, “El Liceo del Progreso”, aún antes que el Estado construyera un colegio. Por ello, el Instituto Agropecuario de Celendín lleva su nombre como reconocimiento perpetuo de sus moradores.

Las horas que Pedro Ortiz dedicaba a la enseñanza universitaria duplicaban largamente las exigencias de su contrato docente universitario. Solía enseñar en horarios que empezaban a las 8 am en el pregrado y terminaban a las 9.00 pm en la Escuela de Posgrado. Fue el creador de la Diplomatura, luego de la Maestría y finalmente del Doctorado de Neurociencias en la Unidad de Post Grado de la Facultad de Medicina de la UNMSM. Su misión docente también se extendió a muchos otros centros universitarios que reclamaban sus enseñanzas, entre ellas: a las Facultades de Psicología y de Educación de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, Inca Garcilaso de la Vega, de Lima, Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE), y a las universidades nacionales Federico Villarreal, Pedro Ruiz Gallo, y de Educación Enrique Guzmán y Valle.

En los últimos meses de enfermedad, su mayor sufrimiento no fue somático sino espiritual, específicamente centrado en la dolorosa impotencia de no poder concluir su obra y escribir los libros que tenía en mente. Una complicación neurológica lo había incapacitado. Pedro falleció el 21 de Marzo de 2011, en el hospital Edgardo Rebagliati, rodeado del cariño de su esposa Luisa, hijos y familiares.

SUS LOGROS PROFESIONALES

Pedro inició tempranamente su carrera docente cuando iniciaba su segundo año de estudios de medicina, en 1954, como Ayudante de Prácticas de Neuroanatomía, llegando a ser Profesor Principal de Medicina (especialidad de Neurología) en 1985, cargo que ejerció hasta un año antes de su muerte en que recibió licencia médica. En el ejercicio de la profesión llegó a ser Jefe del Departamento de Neuropsiquiatría del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins, IPSS (1985-1986), Presidente de la Sociedad Peruana de Psiquiatría, Neurología y Neurocirugía (1982-1983), Presidente del Cuerpo Médico del Hospital Nacional Edgardo Rebagliati Martins (1986- 1987) y Decano del Colegio Médico del Perú (1987-1989). Miembro Asociado de la Academia Nacional de Medicina. Fue, autor de 11 libros, de 19 capítulos de libro y de 53 artículos científicos. Fue el primer Director del Instituto de Ética en Salud de la Facultad de Medicina de la UNMSM.

Recibió 34 premios y distinciones, entre ellos, las Palmas Magisteriales en el grado de Amauta, Ministerio de Educación, 2006, y los grados de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Educación Enrique Guzmán y Valle, 29 septiembre de 2010 y de la Universidad Nacional Hermilio Valdizán, Huánuco.

LA TEORÍA SOCIOBIOLÓGICA INFORMA¬CIONAL DEL HOMBRE DE PEDRO ORTIZ

Se basa en una nueva tesis sobre la información que modifica sustancialmente los conceptos de vida, evolución, sociedad, conciencia y personalidad. Desde tal perspectiva, el modelo del sistema nervioso humano resulta esencialmente diferente al del animal. La teoría conceptúa la personalidad como el individuo transformado socialmente en ser moral y no como el conjunto de características o rasgos personales como solía considerarse.

Ortiz postula que, a diferencia de las especies animales que viven en manadas constituyendo grupos multi-individuales, la especie Homo sapiens ha sido capaz de formar grupos supra-individuales creadores de cultura (información social). En tal sentido, luego de sucesivas transformaciones, se ha constituido, primero, en Humanidad y luego, en Sociedad. El Hombre es, así, producto de la expresividad epigenética de su potencial hereditario influenciado y re-estructurado cinéticamente por la sociedad en la cual existe. La información social que la sociedad habrá de proveerle por medio de sus organizaciones y de otros seres humanos, será codificada en su neo-cortex, estructurando gradualmente su conciencia y convirtiéndolo progresivamente en una personalidad de naturaleza moral. De este modo, el hombre no tiene una personalidad sino que es una personalidad1,2,3,4,5.

La teoría incluye una forma distinta de integrar sociedad-conciencia-personalidad, dando una solución distinta al problema mente/cerebro que las ciencias naturales no pudieron resolver. Asimismo, ha generado desarrollos no sólo en el campo de las neurociencias, la psicología y la psiquiatría, sino que posibilita replantear la naturaleza y objetivos de las ciencias médicas y de la salud, así como los de la educación y la ética como ciencias sociales. Por ejemplo, en su marco conceptual, la Ética puede definirse como la ciencia social que estudia los procesos de transformación de la Humanidad en una Sociedad estructurada moralmente; en tanto que la Educación, es la ciencia social que estudia los procesos de transformación del individuo en una Personalidad, que debiera ser íntegramente moral6.

Para Ortiz, la educación juega un rol fundamental como estrategia de moralización social que permite transformar la sociedad actual en otra realmente solidaria, realmente libre y realmente justa. Y que la obligación del Estado es asegurar a todo niño que ingrese al sistema educativo, la formación y el desarrollo de su conciencia a plenitud, para que, de este modo, cada uno de ellos llegue a ser una personalidad realmente digna, realmente autónoma y realmente íntegra, dimensiones que habrán de convertirlo en miembro útil del modelo de sociedad moral al cual aspiramos.

Su teoría viene generando desarrollos no sólo en el campo de las neurociencias y la psicología, sino que replantea la naturaleza y los objetivos de las ciencias médicas y de la salud, así como los de la educación y la ética como ciencias sociales.

Creo firmemente que, en un futuro momento, el país habrá de rendir merecido tributo a sus aportes que rebasan la dimensión nacional.

Por mi parte, a pesar de la tristeza que produce su desaparición, me queda un fondo de felicidad y agradecimiento al destino por haber compartido con él, como amigo y colega, las aspiraciones por un mundo más justo y moral, por un Perú mejor para los peruanos y una sociedad más humana y moralizada.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Ortiz P. La Formación de la Personalidad. Dimaso Editores, Lima, 1997.  

2. Ortiz P. Lenguaje y Habla Personal. Fondo editorial, UNMSM, Lima, 2002.  

3. Ortiz P. Cuadernos de Psicobiología Social 6. El Nivel Consciente de la Actividad Personal. Fondo Editorial, UNMSM, Lima, 2004.  

4. Ortiz P. Cuadernos de Psicobiología Social 1. Introducción a una Psicobiología del Hombre (Segunda Edición). Fondo Editorial, UNMSM, Lima, 2009.  

5. Ortiz P. Educación y formación de la personalidad. Fondo Editorial UCH. Lima, 2008.  

6. Perales A. Testimonio: Pedro Ortiz Cabanillas (1933-2011), Anales de la Facultad de Medicina (En prensa)  

 

CORRESPONDENCIA

Alberto Perales Cabrera

perales.alberto@terra.com.pe