SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.29 número1Residentado Médico en el Perú: Una visión más allá de la demandaEficacia del valproato de sodio en el tratamiento profiláctico de la migraña índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark


Acta Médica Peruana

versión On-line ISSN 1728-5917

Acta méd. peruana v.29 n.1 Lima ene./mar. 2012

 

Carta al Editor

Rol de la mujer médica: A propósito del Día Internacional de la Mujer

The Role of female physicians: Apropos of the international women's day

 

Caddie Laberiano Fernández 1,5, Ana María Salinas 2,3,5 , Miguel Palacios 2,6, Ciro Maguiña Vargas4,7

1. Facultad de Medicina. Universidad Ricardo Palma, Lima, Perú.

2. Comité de Salud Pública, Colegio Médico del Perú, Lima, Perú.

3. EsSalud, Lima, Perú.

4. Hospital Nacional Cayetano Heredia.

5. Médico Cirujano.

6. Médico Gineco-Obstetra.

7. Médico Infectólogo-Dermatólogo.


El rol de la mujer en la medicina ha sido progresivo a través del tiempo, partiendo de un contexto altamente competitivo y de predominio masculino, desde las sacerdotisas, magas y hechiceras encargadas de cultos relacionados con la salud, seguido por las parteras en América Precolombina, hasta las distinguidas médicos colegiadas de nuestros tiempos. El notable interés de las mujeres por la carrera médica se impulsó a fines del siglo XIX, en el marco de un proceso de democratización como la lucha por el derecho al sufragio femenino, la igualdad de condiciones laborales, el derecho a la educación, entre otras conquistas sociales.

Dentro de los aportes realizados por las mujeres más notables relacionadas con la ciencia médica, se encuentran la implementación de laboratorios de destilación y sublimación de materias químicas inventado por María la Judía en Alejandría por los siglos I y II, seguido por Aspasia quien documentó grandes apuntes relacionados a la ginecoobstetricia como procedimientos diagnósticos sobre la posición fetal, la dismenorrea, uso de anticonceptivos y una variedad de procedimientos quirúrgicos para prevenir las várices del útero y las hernias; la denodada lucha de Angelique Du Courdray en el siglo XVIII por combatir la mortalidad materno - infantil, así también los aportes de Marie Curie en el campo de la radiactividad que generó avances en la medicina; siendo tal vez una muestra de pasión y entrega a la carrera en una sociedad que discriminaba los derechos de las mujeres, la presencia del Dr. James Barry, quien fue durante 50 años un cirujano talentoso, muy reconocido en Inglaterra pero que al morir se identificó que era mujer. Víctima también de la sociedad y una muestra de constancia y pasión es Elizabeth Blackwell quien al ser rechazada por varias universidades partió a Paris donde estudió medicina, conocimientos que luego le servirían para asistir a miles de mujeres y niños en un dispensario que ella fundó, siendo un hito a seguir en su tiempo para muchas jovencitas que la imitaron y se registraron como médicos posteriormente; hecho que fue compartido también en nuestra realidad cuando en 1900 juramentó la primer mujer médico en el Perú, la Dra. Laura Esther Rodríguez Dulanto, quien a pesar de todas las restricciones de la época, logró sobresalir como médico cirujana y ser respetada por la sociedad.

En la actualidad en el Perú, según la Encuesta Demográfica y de Salud Familiar (ENDES 2010), nuestra población asciende a 30 millones de habitantes, siendo el 50,59% representado por las mujeres, con una distribución predominante en el área urbana (35,12%), siendo aproximadamente 30% del total de mujeres aquellas que han recibido educación superior. La participación de la mujer en la sociedad ha tomado mayor posicionamiento, siendo su participación en el actual Poder Ejecutivo Nacional de 28,4% (35/123) de cargos de funcionarios de órganos de línea, secretarías generales 31,5% (6/19), Vice Ministros 21,8% (7/32), Ministros 21% (4/19), así también en cargos de elección popular, como el Congreso de la República 21,5% (28/130), entre otros espacios políticos.

Respecto a la profesión médica, desde el 11,5% de médicas inscritas en el Colegio Médico del Perú en el año 1971, al año 2011 esta cifra se ha cuadruplicado, llegando al 48,9%, desempeñándose en diferentes escenarios: asistenciales, académicos, científicos y de organización.

Dentro del contexto histórico en el que surge y se desarrolla la mujer médica, es pertinente resaltar su heroicidad innata, asentada en su anatomía y fisiología que la convierte de mujer en madre y de madre en heroína, portadora de un inmenso valor que la hace de ofrecer su vida por la de sus hijos dentro y fuera de sus entrañas. Su posicionamiento dentro de la sociedad la expone también a riesgos y peligros, con la altísima posibilidad de perder la vida inclusive, como le ha ocurrido a nuestra reciente mártir, Dra. Dora Solari Ortiz quien se encontraba realizando el Servicio Rural Urbano Marginal en Salud (SERUMS) y luego de trasladar a su pequeña paciente víctima de graves quemaduras a un hospital de mayor complejidad sufrió una volcadura que le hizo perder la vida, ante la impotencia y el desconsuelo de sus colegas, a esto se suman los riesgos de agresiones, accidentes y hasta de asesinatos, en la que la mujer, sobreponiéndose a las condiciones a veces adversas en que trabaja busca siempre cumplir con su sagrada misión.

El 8 de marzo de cada año se celebra el Día Internacional de la Mujer, una fecha que tiene su origen en el año 1857 (según la teoría más socializada) en la ciudad de Nueva York (Estados Unidos) donde mujeres de una fábrica, protestaron por la mejora de sus condiciones laborales, tras lo cual el empresario dueño de la fábrica las encerró y prendió fuego a la fábrica, ocasionando la muerte de 129 mujeres. Este hecho, entre otros como la Revolución Francesa, produjo que miles de mujeres abrieran los ojos y dejen de ser oprimidas por una sociedad que no les daba la oportunidad de realizarse como profesionales, sirvió para que hoy miles de mentes brillantes femeninas tomen la batuta en muchos campos, entre ellos la medicina, y que sean el ejemplo a seguir de las generaciones venideras, no sólo por sus conocimientos, sino también por la indiscutible pasión y amor que cada día le ponen las miles de mujeres de todo el mundo a sus diversos trabajos, ese amor que la mujer médica le entrega al prójimo al abrirle su corazón para curarlo de sus males, no sólo con sus conocimientos, sino con la calidez de su alma que muchas veces es el mejor remedio ante la enfermedad.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Pamo-Reyna OG. Una visión histórica de la participación femenina en la profesión médica. Rev Soc Perú Med Interna. 2007;20(3):109.

2. Álvarez González AI. Los orígenes y la celebración del Día Internacional de la Mujer, 1910-1945. KRK-Ediciones: Oviedo. 1999.

3. Díaz H. Primera médica peruana, Dra. Laura Esther Rodríguez Dulanto (1872-1919). An Fac Med Lima. 2007;68(2:181-184).

4. Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables. Situación de la Mujer en el Perú. 2011. www.mimdes.gob.pe/

5. Un muerto dejó el vuelco de vehículo policial en el VRAE | El Comercio Perú [Internet]. [citado 2012 feb 4]. Recuperado a partir de: http://elcomercio.pe/peru/1367694/noticia-muertodejo-vuelco-vehiculo-policial-vrae.

6. Galán-Rodas E, Díaz-Vélez C, Villena J, Maguiña C. La mortalidad en los médicos jóvenes haciendo el servicio rural en el Perú, 2006-2009. Revista Peruana de Medicina Experimental y Salud Pública. 2010;27(3):483-4.

 

CORRESPONDENCIA

Caddie Laberiano Fernández

dra.laberiano.fer@gmail.com