SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.78 número1Aislamiento y caracterización bioquímica de la bilinearina, un factor activador de protrombina del veneno de la serpiente peruana Bothrops bilineatus (loro machaco) índice de autoresíndice de assuntospesquisa de artigos
Home Pagelista alfabética de periódicos  

Serviços Personalizados

Artigo

Indicadores

  • Não possue artigos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • Não possue artigos similaresSimilares em SciELO

Bookmark


Revista de la Sociedad Química del Perú

versão impressa ISSN 1810-634X

Rev. Soc. Quím. Perú v.78 n.1 Lima jan./jun. 2012

 

EDITORIAL

 

Se busca profesor de química

 


Quien desee formarse una opinión, la más acertada, sobre la situación de la educación (enseñanza) pública que reciben nuestros jóvenes, que haga un sondeo entre los recién egresados de un colegio estatal. Sus opiniones sobre el curso de química son de lo más desalentadoras, no existe otro curso tan descalificado como éste.

¿Qué es lo que pasa? La respuesta es obvia: simplemente falla el profesor. Un alto porcentaje de los profesores a quienes se les encarga este curso no saben química. Y como nadie puede dar de lo que no tiene, los estudiantes no aprenderán química, y en la elección de su futura profesión no querrán vérselas con la química.

Una prueba de ello es la escasez de postulantes a las Facultades de Educación e Institutos Pedagógicos, en la especialidad de Química. Por lo tanto, el número de pedagogos con esta especialidad será muy escaso. Entonces ¿qué hacer?, ¿existe cura para esta situación?

La química es la única ciencia que tiene su propio lenguaje, la nomenclatura. Su enseñanza en el curso debe empezar desde las primeras clases. No se trata de aprender de memoria las fórmulas de las diferentes sustancias, sino a deducirlas. Bastará para ello tomar como base unos treinta elementos de la tabla periódica, los comúnmente más usado en un curso de Química General.

Así, cuando poco después haya que referirse a las propiedades químicas de las sustancias, éstas se podrán representar por su fórmula; y al hablar de las "reacciones químicas fundamentales", habrá que escribir la ecuación química correspondiente usando las fórmulas de los reactantes y productos.

Pero además, al igual que las otras ciencias naturales, la Química debe exponerse en base a experimentos. El estudiante debe comprobar por sí mismo lo que dicen el profesor y los textos; debe aprender a manipular equipos y reactivos bajo la tutela de un profesor con experiencia, evitando así riesgos para sí y sus compañeros.

Estos profesores son los profesionales de la Química: ingenieros químicos, químicos farmacéuticos o químicos puros, quienes a lo largo de cinco años de estudios universitarios han realizado muchos trabajos en diferentes laboratorios, como prácticas de los cursos de la especialidad. Además, como profesionales trabajan en laboratorios, en plantas piloto, plantas industriales, realizando análisis químicos, controlando procesos de producción o realizando investigación.

Nadie mejor que ellos para devolverle el prestigio al curso de Química en los colegios. Lo primero que debe exigirse a un profesor es que conozca a fondo el tema que va exponer a sus estudiantes. ¡Que enseñe el que sabe!, y si además sabe enseñar, ¡tanto mejor!

O sea, sí hay cura para esta lamentable situación del curso de Química en los colegios.

Al mejorar así la enseñanza de la química, aumentará el número de postulantes a las Facultades de Educación, en la especialidad y así en un futuro (próximo) tendremos buenos pedagogos enseñando bien el curso de química. La orientación vocacional de muchos jóvenes tiene mucho que ver con la calidad del profesor que tuvo en el colegio.

En muchos países del "primer mundo" el ingreso a la docencia en los colegios es a través de concursos de "oposición", y la exigencia de una Maestría en la especialidad ya es bastante frecuente.

Lo dicho arriba busca mejorar la calidad del profesor en un plazo no muy largo; pero y que pasa con el currículo?

Quienes peinamos canas desde hace algunos años, no acabamos de creer a qué nivel han descendido los cursos de ciencias en los colegios durante los últimos decenios.

En el "Acuerdo Nacional" se habla de "…. profundizar la educación científica…" Diez años después de firmado, sigue siendo letra muerta; ¿hasta cuándo? Hay que revalorizar las ciencias (Química, Física y Biología) en la Secundaria. Estos cursos deberían estar desdoblados en dos cada uno, distribuidos entre los años 3º, 4º y 5º, con unas 5 h semanales (teoría y práctica de laboratorio).

El desarrollo de un país se consigue en base a la educación. Si esto es cierto, qué esperamos en el Perú, tan rico en recursos naturales, para conseguirlo?

Muchos de los países que forman el bloque de los países más ricos, no tienen estas riquezas que sí tiene el Perú. En cambio poseen un alto porcentaje de su población con un nivel de educación profesional excelente.

Luis Valles F.
Editor