SciELO - Scientific Electronic Library Online

 
vol.18 número1Análisis factorial confirmatorio del inventario de violencia y acoso psicológico en el trabajo (IVAPT-PANDO) para Bolivia y EcuadorEl test de Cloze en la enseñanza primaria: funcionamiento diferencial del ítem índice de autoresíndice de materiabúsqueda de artículos
Home Pagelista alfabética de revistas  

Servicios Personalizados

Articulo

Indicadores

  • No hay articulos citadosCitado por SciELO

Links relacionados

  • No hay articulos similaresSimilares en SciELO

Bookmark


Liberabit

versión impresa ISSN 1729-4827

liber. v.18 n.1 Lima ene./jun. 2012

 

ARTÍCULOS

 

La estructura de la percepción de la inseguridad pública

Structure of perception in public safety crisis

 

Cruz García Lirios*

Universidad Nacional Autónoma de México, México.

 


RESUMEN

La inseguridad pública, robos, secuestros y extorsiones, es una problemática que indica el grado de riesgo de un país. En México la inseguridad está vinculada con la ingobernabilidad producto de la corrupción y la negligencia de las autoridades. Ambas problemáticas son estudiadas a partir de la percepción que tiene la ciudadanía en torno a la prevención del delito. Dicha percepción se diagnosticó en dos modalidades; directa o por experiencia personal e indirecta o por experiencia mediatizada. A partir de la validez y la confiabilidad de instrumentos que midieron cuatro factores; acción gubernamental, acción policíaca, acción mediatizada e inseguridad pública de la percepción de riesgo, se establecieron sus relaciones causales. Mediante un modelo de regresión se demostró que la percepción mediatizada de la acción policíaca determina la percepción de la inseguridad pública.

Palabras clave: Sociedad de riesgo, percepción mediatizada y percepción de inseguridad.

 


ABSTRACT

The public safety crisis (robberies, kidnappings and extortions) is a problem that indicates the degree of risk of a country. In Mexico, the insecurity is tied up with the corruption and negligence lawlessness of the authorities. Both problems are studied from the citizens’ perception around crime prevention. This perception diagnosis has two modalities; direct (personal experience) and indirect (mediated experience). The causal relations were established based on validity and reliability of instruments that measured four factors (Government action, police action, mediated action and public safety crisis) of the risk perception. By means of a regression model showed that the mediated perception of police action determines the perception of public safety crisis.

Key words: Society of Risk, Mediated Perception and Perception of Insecurity.

 


La Era de la Información entendida como una revolución económica, social, educativa, científica y tecnológica productora de certidumbre y seguridad, fue auspiciada por el Estado en las economías desarrolladas y ha sido explicada en tres dimensiones: económica, política y social (Jarquín & Allamaná, 2005).

La Era de la información, en su dimensión económica y política, implicó un sistema político-financiero conocido como Globalización Neoliberal. En México los institutos científicos y tecnológicos no han recibido el financiamiento suficiente que recomienda la Organización Mundial de Comercio (OMC). El país destina el 0,5 por ciento del producto interno bruto (PIB). En contraste los países miembros de la OMC destinan el 3 por ciento en promedio. Mientras el gobierno de los Estados Unidos de América (EUA) financió el corredor tecnológico del Valle de Silicio (espacio donde se encuentran las empresas e instituciones tecnológicas más importantes del mundo) en México sólo la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se encarga del 90 por ciento de la investigación científica y la innovación tecnológica. La desregulación estatal permitió la inversión, el desarrollo y la aplicación de innovaciones tecnológicas en la explotación de los recursos naturales, la representatividad electoral, la migración de personas y el consumismo de productos y servicios. Consecuentemente, en su dimensión social, implicó una Sociedad de Riesgos. En la medida en que los avances científico-tecnológicos se producían e implementaban en la dinámica social, aumentaban la incertidumbre y sobre todo, la inseguridad (García & D’adamo, 2006).

Precisamente, en esta dimensión social, los medios de comunicación masiva difunden eventos de riesgo que impactan en la percepción de las tele-audiencias.

En México, el Estado y los medios de comunicación han venido difundiendo una sociedad de riesgos en la que los habitantes estamos inmersos en una estructura de incompetencia, corrupción, negligencia e impunidad derivados de la incertidumbre e inseguridad social (Salazar, 1995).

El origen de esta difusión está en la Nueva Ley Electoral, el parlamento, los partidos políticos y las autoridades electorales han diseñado un programa de comunicación electoral que consiste en la promoción de los valores de la democracia (respeto, equidad, participación, responsabilidad) y la participación política a través del voto. Dicha ley prohíbe la difusión de otros valores democráticos (huelgas, mítines, manifestaciones, marchas, plantones), otras manifestaciones políticas (ultra-conservadoras y ultra-liberales) e incluso el apoyo implícito o expreso hacia los actores o entidades políticas convencionales o alternos.

Debido a estas restricciones, los anuncios a favor o en contra de actores y entidades políticas han sido suprimidos y con ello los ingresos de los medios de comunicación han disminuido. Los medios de comunicación al verse afectados por la Nueva Ley Electoral han desarrollado una estrategia de aversión a la clase política que consiste en presentar los casos de incompetencia, corrupción, negligencia e impunidad derivados de la acción del gobierno, el parlamento, los partidos, las instituciones electorales y la policía.

Los estudios en torno a la sociedad del riesgo, en específico sobre la incertidumbre y la inseguridad se han realizado desde hace cuatro décadas.

En la década del 70, Paul Slovic y Baruch Fishoff, a partir de las dimensiones (incontrolabilidad e impredicibilidad) de la sociedad de riesgo, elaboraron los primeros diagnósticos del miedo y el enojo ante los eventos de riesgo. Los estudios psicométricos del riesgo están influidos por la psicología social cognitiva. Se estudiaban los efectos de la distribución de los espacios y las tecnologías sobre la cognición. Las teorías de la Amplificación Social, el Estereotipo Social, la Disuasión Normativa, la Estigmatización Social, la Activación de la Norma, la Categorización Social y la Acción Razonada trataron de explicar las reacciones de los individuos ante eventos inconmensurables; inesperados e incontrolables. Dichos estudios se realizaron principalmente en los Estados Unidos.

En la década del 80, Howard Kunreuther, Elke Weber y Bern Rorhmann, consolidaron las investigaciones psicométricas utilizando análisis multivariables para demostrar los efectos de los valores, las creencias, las percepciones, las actitudes, los conocimientos y las habilidades sobre el comportamiento de riesgo. Se trata de estudios influidos por los avances de los programas estadísticos que permitieron los análisis multifactoriales, multidimensionales y multicausales a través de modelos de simulación. Los diagnósticos se realizaron en su mayoría en los Estados Unidos.

En la década del 90, Lenart Sjôberg, Midori Aoyagi, Henk Vinken, Atsuko Kuribayashi, Robert Bechtel, Víctor Corral, José Queirós, Javier Urbina y Marcos Bustos desarrollaron los modelos teóricos de la década anterior. Los estudios en torno al impacto de los eventos de riesgo en el comportamiento humano son extendidos al continente asiático y a América Latina. Mientras en las economías desarrolladas se investigan los riesgos financieros y energéticos, en las economías emergentes se llevan a cabo estudios en torno al impacto de los desastres naturales en el comportamiento.

En la actual década, la diversidad de estudios derivados de los eventos terroristas, las cumbres sobre el cambio climático, sus consecuencias en forma de catástrofes y las crisis económicas difundidas en los medios de comunicación, implican una apertura al estudio de los riesgos como indicadores de conflicto sectorial y como factores de cambio social (Mota, 2002).

La percepción de la inseguridad

La problemática de la aversión a la clase política es explicada a partir de un modelo teórico derivado de las teorías del conflicto y el cambio social (TCS).

Las TCS plantean que en las sociedades existen relaciones asimétricas de poder e influencia entre los individuos, los grupos y las instituciones. Es decir, la estructura social facilita la difusión de ideas (valores y creencias) de aquellos que tienen los recursos y las capacidades suficientes. Tal promoción de ideas influye en aquellos carentes de recursos. Estos últimos iniciarán un conflicto para compensar la asimetría y equilibrar la desigualdad (Jiménez, 2007b). Se trata de un conflicto estructurante que promoverá un cambio (movilizaciones ciudadanas, abstenciones electorales o votos de castigo) en aquellos que discrepan de las ideas del grupo dominante. Dicho cambio se logra persuadiendo a los adversarios y disuadiendo a los aliados a través de los medios de comunicación masiva. Se tratará de persuadir a los adversarios para que reconozcan la postura del sector discrepante y se tratará de disuadir a los aliados del poder omnipotente de los adversarios (Contreras, Correa & García, 2005).

El reconocimiento consiste en diseñar y promover una imagen para la postura discrepante que evidencie una postura acusatoria, demandante y supervisora del accionar del adversario (Luhman, 1986). En este sentido, el poder del adversario disminuye en función del incremento al reconocimiento de la disidencia y los límites de su accionar (Jiménez, 1997).

Así, la sociedad de riesgo que se construye en México consiste más en una confrontación desleal por los recursos en el ámbito económico, político, social, institucional y mediático que en el impacto de las innovaciones tecnológicas o los desastres naturales. Tal discrepancia tendría su origen en la asimetría relacional, el conflicto estructurante y el cambio indeterminado (Jiménez, 2007a).

Una forma de evidenciar la relación asimétrica o simétrica en las sociedades contemporáneas es la percepción que tiene el electorado de sus autoridades. Dicha percepción puede ser directa (testimonios en torno a la inseguridad) o indirecta (noticias sobre la inseguridad).

La figura 1 explica el inicio del conflicto estructurante en una sociedad asimétrica con actores (la clase política y los medios de comunicación) en disputa por el manejo de los espacios público-mediáticos para la difusión de sus ideas.

 

 

A partir de las percepciones directas e indirectas del accionar policiaco y el actuar gubernamental se explican las percepciones de inseguridad pública en los habitantes de la Ciudad de México.

Método

Procedimiento

La encuesta se aplicó al final del semestre 2009-I en las bibliotecas de las facultades de psicología, trabajo social, ciencias y administración de la Universidad Nacional Autónoma de México. Los cuestionarios se distribuyeron intencionalmente (la estrategia fue elegir a aquellos que tenían más de media hora estudiando en la biblioteca) a los estudiantes y profesores que asistieron solos (sin compañeros que pudieran distraerles al momento de contestar la encuesta) a las bibliotecas. El tiempo de respuesta fue de quince minutos en promedio. Una vez que los encuestados terminaron de responder se verificó que cada reactivo estuviera contestado. En los casos en que los encuestados no contestaron algún(os) reactivo(s) se les solicitó que escribieran al reverso la razón por la que prefirieron abstenerse. En la captura de las encuestas se utilizó la estrategia de confrontar la doble captura de cada cuestionario comparando las similitudes y las diferencias. En los casos en que había muchas diferencias se optó por suprimir ambas capturas del mismo cuestionario. Finalmente, los cuestionarios no contestados en su mayoría fueron también suprimidos de la captura final y los análisis correspondientes. Se utilizó la versión 12 del programa estadístico SPSS para capturar y procesar los análisis de normalidad, confiabilidad, validez, factorial, correlacional y regresión.

Sujetos

Se seleccionaron intencionalmente a 188 estudiantes de una universidad pública de la Ciudad de México. 141 hombres (75%) y 47 mujeres (25%). 59 (31,2%) tienen menos de 20 años, 63 (33,9%) entre 20 y 25 años, 38 (20,1%) entre 26 y 30 años y 28 (14,8%) más de 30 años, 62 tienen ingresos menores a 3000 pesos mensuales (33%), 79 entre 3000 y 6000 (42%) y 47 ganan más de 6000 al mes (25%). 55 pertenecen al área de Ciencias Básicas (29,3%), 82 al área de Ciencias Sociales (43,6%) y 51 al área de Ciencias de la Salud (27,1%).

Variables

  • Percepción de la acción policíaca. Es el grado de prevención del delito e intervención policíaca en una zona que es percibida como de alto riesgo por sus ciudadanos a partir de los recorridos policíacos y la captura de presuntos delincuentes.

  • Percepción de la inseguridad pública. Es el grado de sospecha personal hacia supuestos asaltantes a partir de sus actos hacia transeúntes, casas o negocios.

  • Percepción mediatizada de la acción policíaca. Es el grado de transparencia o corrupción, eficiencia o incompetencia, efectividad o negligencia de la policía, difundido en los medios de comunicación.

  • Percepción mediatizada del gobierno. Es el grado de procuración del gobierno a través de sus instituciones contra la delincuencia organizada que se difunde en los medios de comunicación.

Instrumentos

Escala de percepción del accionar policíaco. Midió el grado de prevención del delito a partir de cuatro opciones de respuesta que van desde «poco frecuente» hasta «muy frecuente» con una confiabilidad (alfa de ,60) aceptable.

Escala de percepción de la inseguridad pública. Midió el grado de sospecha del delito a partir de cuatro opciones de respuesta que van desde «poco frecuente» hasta «muy frecuente» con una confiabilidad (alfa de ,64) aceptable.

Escala de percepción mediatizada del accionar policíaco. Midió el desempeño de la policía difundido por los medios de comunicación a partir de cuatro opciones de respuesta que van desde «poco frecuente» hasta «muy frecuente» con una confiabilidad (alfa de ,72) aceptable.

Escala de percepción mediatizada del accionar gubernamental. Midió el desempeño del gobierno difundido por los medios de comunicación a partir de cuatro opciones de respuesta que van desde «poco frecuente» hasta «muy frecuente» con una confiabilidad (alfa de ,80) aceptable.

La tabla 1 muestra que los datos de las respuestas a los reactivos cumplen con el requerimiento de distribución en el rango establecido para su inclusión.

 

 

El análisis de factores se realizó para corroborar las dimensiones perceptuales contempladas en la figura 1. A partir de un análisis factorial confirmatorio se estableció la validez convergente de las variables latentes planteadas en la figura 1.

Una vez excluidas las variables de control (estado civil y nivel de estudio) y tres reactivos de la escala (R.4= Ha solicitado la intervención de una patrulla o de un policía y R.5= Conoce los números de emergencia y R.15= Ha escuchado que «el narcotráfico le está ganando la partida al gobierno»). Se procedió a reducir las variables en factores mediante la técnica de análisis factorial de componentes principales y de rotación varimax (observar la tabla 2).

 

 

El análisis de distribución normal de las respuestas a los reactivos que midieron las variables perceptúales, se realizó a partir de la media, desviación, sesgo y asimetría de la distribución de las respuestas a los reactivos que miden las variables perceptuales. Los criterios para incluir las variables en los análisis posteriores fueron el rango de distribución menor a -3 y menor a 3 (observar la tabla 1).

Se obtuvieron cuatro factores con un valor KMO = ,697, a través de la prueba de esfericidad de Bartlet = 364,279 con 66 grados de libertad y una significancia de ,00. El primer componente explicó el 26,24% de la varianza, el segundo componente explicó el 14,76 %, el tercero explicó 13,99 % y el cuarto componente explicó 8,35%. El criterio para incluir los reactivos, fue el peso factorial superior de ,300.

Resultados

El análisis de correlación se llevó a cabo para establecer la fuerza de asociación entre las variables perceptuales. El criterio para incluir los factores en el análisis multivariable siguiente fue el valor del estadístico r de Pearson y la significancia (probabilidad menor a ,05).

En orden de aparición se analizan las relaciones entre factores perceptúales (observar la tabla 3).

 

 

Percepción mediática de la acción policíaca ← → percepción mediática de la acción gubernamental. El estadístico de correlación (r= ,516; p < ,001) indica una fuerza de asociación positiva entre las dos variables. Es decir que en la medida que se incrementa un el valor de percepción de la inseguridad pública a través de los medios de comunicación también se incrementa el valor de la representación de la acción del gobierno. Esto indica que la percepción mediática puede influir en la percepción de las autoridades.

Percepción mediática de la acción policíaca ← → percepción de la acción policíaca. La fuerza de asociación entre las variables (r= ,167; p > ,05) indica una alta correlación que puede interpretarse como: a mayor audiencia en los medios de comunicación mayor será la percepción de la intervención de las autoridades. Sin embargo, al tener una significancia mayor a ,05 indica una relación espuria que impide su inclusión en el análisis de regresión.

Percepción mediática de la acción policíaca ← → percepción de la inseguridad pública. El estadístico de correlación de Pearson. (r = ,002; p > ,05) indica una baja relación entre lo que la gente observa en los medios de comunicación y lo que experimenta directamente en su colonia. Esto significa que a mayor audiencia en los medios no necesariamente corresponde una mayor experiencia en asaltos o en robos. Además la probabilidad de significancia es baja por lo que se excluyó esta relación del análisis siguiente.

Percepción mediática de la acción gubernamental ← → percepción de la acción policíaca. El parámetro de correlación (r = ,231; p < ,01) indica una fuerza de asociación aceptable que es insuficiente para incluirla en los análisis de regresión debido a que la relación es significativa. Es decir, en la medida en que la gente percibe el accionar de la policía a través de los medios de comunicación asocia la información con sus experiencias personales.

Percepción mediática de la acción gubernamental ← → percepción de la inseguridad pública. La relación (r = ,261; p < ,01) entre estas dos variables perceptuales fue directa y significativa por lo que se incluyeron en el modelo de regresión lineal múltiple. Un incremento en los valores de la información percibida en los medios de comunicación se corresponde con otro incremento en los valores que establecen la percepción directa de la inseguridad.

Percepción de la acción policíaca ← → percepción de la inseguridad pública. La fuerza de asociación (r = ,023; p > ,05) entre ambas variables perceptuales indica una relación insuficiente para su inclusión en el modelo de regresión. Parece ser que las experiencias personales del accionar de las autoridades no tienen una correspondencia directa con la percepción de la inseguridad.

El análisis de regresión lineal múltiple con la técnica de pasos sucesivos se efectúo para establecer las relaciones causales, directas, positivas y significativas entre las variables preceptúales (observar la figura 2).

 

 

Percepción mediática de la acción policíaca ← → percepción de la inseguridad pública. El parámetro de regresión (β = -,17; p > ,05) evidenció una relación con un efecto directo, negativo y no significativo, entre la primera variable independiente sobre la variable dependiente o criterio. Este hallazgo indica que la prevención y la intervención de la política difundida en los medios de comunicación no explican la percepción en torno a los asaltos a negocios, robo a transeúntes y casa habitación.

Percepción de la acción policíaca → percepción de la inseguridad pública. El parámetro de regresión (β = -,03; p > ,05) mostró una relación directa, negativa y no significativa, entre la segunda variable independiente sobre la variable dependiente o criterio. La prevención del delito por parte de la policía, no explica la inseguridad percibida.

Percepción mediática de la acción gubernamental → Percepción de la inseguridad pública. El parámetro de regresión (β = ,36; p < ,001) indicó una relación directa, positiva y significativa entre la tercera variable independiente sobre la variable dependiente o criterio. La inseguridad percibida es causada por la percepción del accionar policíaco a través de los medios de comunicación.

El modelo (R = ,994; R2 = ,891; R2 ajustada = ,890 y Error estándar = 2,94) explicó el 89 por ciento de la varianza del criterio.

Conclusión

La información en torno al accionar policíaco difundida en los medios de comunicación influye en la percepción de la inseguridad pública en la Ciudad de México.

Los estudios en torno a la incertidumbre y la inseguridad han avanzado en la predicción de un comportamiento preventivo de los riesgos. A partir de variables valorativas, preceptúales, evaluativas y actitudinales se han establecido modelos explicativos del impacto de los riesgos sobre el comportamiento. Las percepciones de riesgo y las percepciones de utilidad han sido las determinantes de la participación (movilizaciones y elecciones) ciudadana. Derivados de ambas dimensiones preceptúales, el presente estudio estableció la relación causal entre cuatro factores (acción policíaca, acción gubernamental, acción mediatizada e inseguridad pública) de la percepción de riesgo. A través de un modelo se estableció el efecto de la percepción mediatizada sobre la percepción de inseguridad. Sin embargo, la inclusión de variables valorativas, evaluativas, actitudinales e intencionales permitirá configurar un modelo más integral que explique la dimensión cognitiva de la incertidumbre y la seguridad como características principales de las sociedades en las que los medios de comunicación masiva influyen cada vez más en los sectores. A continuación se discuten estas aseveraciones.

En la transmisión y el procesamiento de propaganda y publicidad con el propósito explícito de persuadir o disuadir a los ciudadanos a participar, los medios de comunicación obtuvieron el privilegio de conectar a las elites económicas, políticas y sociales con los ciudadanos. Este poder mediático fue desregulado por el Estado y fue utilizado como instrumento de conflicto y cambio social.

En México, los medios de comunicación no son sólo intermediarios del conflicto estructurante, son un actor económico, político y social más en las relaciones asimétricas que se construyen en el país. Este papel de los medios implica una confrontación directa con el Estado, la elite política y las instituciones de procuración y justicia por la atención y el apoyo de los ciudadanos.

 

Referencias

Contreras, C., Correa, F. & García, L. (2005). Participación política no convencional: culturas de protesta versus culturas institucionales. Polis. 1, 181-210.

García, V. & D’adamo, O. (2006). Comunicación política y campañas electorales. Análisis de una herramienta comunicacional: el spot televisivo. Polis. 2, 81-111.

Jarquín, E. & Allamaná, A. (2005). El papel del Estado y la política en el desarrollo de América Latina (1950-2000). En M. Payne, D. Novato & M. Mateo (coord..). La política importa. Democracia y desarrollo en América Latina. (pp. 1-18). Washintong: BID.

Jiménez, G. (1997). Materiales para una teoría de las identidades sociales. Frontera Norte. 18, 9-28. Jiménez, G. (2007a). Estudios sobre la cultura y las identidades sociales. México: Cenart.

Jiménez, G. (2007b). Formas de discriminación en el marco de la lucha por el reconocimiento social. En O. Gall (coord.). Racismo, mestizaje y modernidad: visiones desde latitudes diversas. (pp. 37-61). México: UNAM.

Luhman, N. (1986). Complejidad y Democracia. En M. Cupolo (coord.). Sistemas políticos: términos conceptuales. (pp. 199218) México: UAM Azcapotzalco.

Mota, G. (2002). Psicología Política y colectiva mexicana: estado del arte. Enseñanza e Investigación en Psicología, 7, 323-340.

Salazar, E. (1995). Incertidumbre. En J. Estrada (editor). La industria y las finanzas en el México actual. pp. 23-276, México: UAM-Iztapalapa.

 

Recibido: 06 de abril de 2011
Aceptado: 29 de setiembre de 2011